ZHARICK LEON, PATRICIA ERCOLE Y PAOLA TURBAY, CUENTAN COMO CELEBRAN LA NAVIDAD EN EL EXTERIOR

Además del ajiaco y los tamales, el estar sin sus familiares más cercanos las hace siempre derramar una lágrima en las festividades del 24 y el 31 de diciembre. Sin embargo, todas procuran hacer de estas festividades algo inolvidable en sus vidas. Así describieron esta época algunas de las artistas colombianos que viven en el exterior.

Zharick León

Por primera vez pasará Navidad lejos de sus padres, pero en compañía de su hijo Luciano y de su compañero, Martín Karpan. Lo que más va a extrañar será el espíritu navideño de Colombia, porque, según ella, “como el nuestro no hay ninguno”. La actriz también es consciente de que va a extrañar a su familia, sus amigos y la comida.

Lo más probable es que Martín, Luciano y ella salgan esa noche a celebrar en un buen restaurante de Miami. Asegura que, por lo general, en esa ciudad todo lo venden ya elaborado y el pavo no tiene el mismo sabor. “Nada tiene el mismo sabor”, asegura.

Patricia Ércole

Esta colombiana anda trabajando en el montaje de ART 3, un espectáculo en Paris que incluirá danza, canto, teatro y video. Por ello, pasara la Navidad en esa ciudad y año nuevo en Madrid o Barcelona. La nochebuena estará con amigos franceses y con un amigo colombiano que es como un hermano para ella. Tendrán como cena navideña Foie gras (el lujoso paté de hígado de pato), champaña y un menú degustación que cocinará un amigo que es chef francés. Luego irá a casa de otros amigos, que harán una fiesta.

El fin de ano lo pasará en España, con amigos españoles y colombianos en una fiesta. De Colombia, cuando no está con sus padres y demás hermanos, extraña el tema de los deseos para el año nuevo, las uvas, los abrazos y las lágrimas.

Paola Turbay

A esta virreina universal colombiana la embarga la nostalgia por estos días y cuando la Navidad y el Año Nuevo la encuentran fuera del país, desde el primero de diciembre arma junto a sus hijos y su esposo, el pesebre y el árbol navideño. Ahí comienza la celebración: “Los niños le escriben su carta al Niño Jesús y a Papá Noel, conscientes de que no hay que pedir mas de la cuenta porque tiene que alcanzar para todos los niños. La verdad es que son impresionantemente moderados con la lista. Piden poquito y las cosas mas sencillas del mundo”, asegura.

La noche del 24, les dejan al Niño Dios y a Papá Noel galletas y leche para que coman alguito y puedan seguir con energía. Entre tanto, ellos se van de paseo a comer fuera, pues nunca se quedan en casa para no deprimirse por no estar en Colombia. Esa noche hablan sobre lo que ha pasado en el año, sobre los posibles regalos, adivinan qué les traerán, planean cosas para el siguiente año. Y ahora, con tanta tecnología y “con la melancólica… nos da por enviar mensajes de texto y mails a medianoche para estar conectados con los que están lejos”.

“Luego brindamos, hay sentimentalismo, una que otra lagrima de emoción y derrames de amor. Es increíble…. pero eso genera una nochebuena… ganas de decirse cosas lindas, de hacer cosas buenas, de proponerse nuevas metas y de abrazarse y quererse mucho. Eso es lo que hacemos los cuatro”, concluye.

About these ads
Explore posts in the same categories: Uncategorized

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: