LOS PROGRAMAS DE TELEVISIOÓN QUE NO CUAJARON EN EL 2008

De 35 producciones que lanzaron este año los grandes canales privados y locales, seis de ellas tuvieron que ser retiradas del aire o cambiar su horario, por falta de televidentes.
Valentino el argentino, La pasión según nuestros días, La marca del deseo, Cómplices, Los protegidos y Quién amará a María son las producciones que para los criticos Omar Rincón, Germán Yances y Mario Morales, así como para muchos televidentes colombianos, se convirtieron en los fiascos del 2008 en la televisión nacional, como lo sustentan las cifras de audiencia de Ibope.
No solo obligaron a los programadores de los dos canales privados a sacarlos intempestivamente del aire o a cambiarlos de horario sin previo aviso, sino que no tuvieron identificación colombiana, no lograron enganchar con sus historias, en ocasiones ‘traidas un poco de los cabellos’ y la medición de audiencia terminó por castigarlos.
Todas ellas, en su momento, tuvieron fuertes campañas de expectativa, por más de un mes sus canales las vendieron como las grandes producciones y les apostaron al sello de garantía que significaba tener a cierto libretista como autor de la obra.
Sucedió con La pasión según nuestros días, la cual fue anunciada así: “Con el sello de Dago García, el Canal Caracol estrena la próxima semana La Pasión según nuestros días, una nueva producción en la que amar es perdonar”.
RCN hizo lo propio con Valentino el argentino y Los protegidos, que venían con la marca personal de Juana Uribe, artífice de éxitos como Perro amor, Me llaman Lolita, Espérame al final, La Baby Sister y El inútil, entre otros títulos.
Valentino el argentino se vendió como una historia de amores, pasiones y odios alrededor de un niño inseguro, frágil y cobarde, que cambiaría por completo, cuando se enterara de que su padre era un argentino.
De acuerdo con los cálculos de Mario Morales, experto en televisión y docente de la Universidad Javeriana, la inversión debió sobrepasar los 10 mil millones de pesos, contando el desplazamiento a otro país, las locaciones y todos los gastos que requiere una producción de televisión. “Fue una historia que no enganchó porque no tuvo identificación colombiana”, ratifica el también crítico Rincón.
Durante el año los canales privados y el canal Citytv* estrenaron 35 producciones en total. Entre ellas: Valentino el argentino, Quien amará a María, Los protegidos, La pasión según nuestros días, La sucursal del cielo, La marca del deseo, Cómplices, Novia para dos, El cartel, La quiero a morir, Desafío, la lucha de las regiones, Vecinos, Muñoz vale por dos, Oye bonita, Cámara café, El último matrimonio feliz, Novia para dos, La dama de Troya, Aquí no hay quien viva, La sucursal del cielo, El poder del 10, Calle comedia, Vuélese si puede, Hay con quien, CTY acción contra el crimen, Super pa, Sin retorno, Sabe más que un niño de primaria, Se busca intérprete, La familia Cheveroni, ¡Colombia vive! 25 años de resistencia, El radar, Especiales Pirry y Duro contra el muro.
A los visitantes de eltiempo.com se les preguntó durante la semana que termina cuáles fueron los fiascos de la TV este año y entre las 194 opiniones, Valentino, el argentino fue la serie más mencionada. La mayoría de los comentarios criticó ‘la injusticia’ que se cometió con la protagonista, Liliana González, de hacerla subir casi diez kilos de peso para una producción que no tenía identidad colombiana.
Otras opiniones un poco más generalizadas criticaron las extensas secciones de entretenimiento de los noticieros, las repeticiones de novelas como Yo soy Betty, la fea, Pasión de gavilanes y los programas matutinos como Día a día y Muy buenos días. Rescatan, eso sí, la programación por cable y los documentales de Discovery Channel.
Los críticos de televisión por su parte, coincidieron con seis producciones que ni sonaron ni tronaron tras pomposos lanzamientos. Entre ellas, La marca del deseo, Los protegidos, Cómplices, Quién amará a María, La pasión según nuestros días y Valentino, el argentino.
Para Rincón, existen además otros fiascos como Novia para dos, Aquí no hay quien viva y Se busca intérprete. Según este crítico de televisión, programas como Cómplices, Aquí no hay quien viva y la Marca del deseo no tuvieron sabor local.
“El fracaso de RCN se debe a que desconoce el gusto popular, se alejó en su neurona arribista y perdió el contacto con el pueblo. RCN está tan dedicado a hacer gobierno que se le olvidó hacer televisión de ficción.
“Hay un gran desconocimiento del sentir popular que es el que manda en la teleaudiencia. El gran fiasco es la programación: no se respeta al televidente, se le cambian los horarios, la duración varía de día a día, se abusa de los comerciales, se juega con el televidente… de respeto, poco saben Caracol y RCN”, afirma.
Rincón considera que hay otros programas que vale la pena ver porque intentan algo distinto, tienen identidad, son locales y tienen valores agregados como la música. Menciona en este grupo a producciones como Mujeres asesinas, La sucursal del cielo, Oye bonita y Cámara café.
Un balance un poco más desglosado hace Germán Yances que asegura que la magnitud del fracaso tiene que ver con factores como la expectativa creada, el talento involucrado en el proyecto, el resultado en calidad y en audiencia. Para él, las decepciones de este año fueron: –Valentino, el argentino: “Mal desde el planteamiento. Repito lo que en privado me dijo un libretista amigo. ¿A quién se le ocurre crear una historia en la que de entrada se menosprecia la nacionalidad de la audiencia?
-La pasión según nuestros días: “Demasiada expectativa para un producto poco interesante”. -Cámara café: “¿Alguién entiende de qué se trata”?. y Cómplices: “No logró el tono de comedia ni el de drama”.
Un escalafón similar hace el critico y docente Mario Morales: “El peor de todos los chascos fue sin duda Valentino, por costos, exceso de promoción y ausencia de identificación. Pero además, por el grado de desconfianza que tuvieron en el canal con el producto, hasta el punto de sacarlo (ni siquiera correrlo) de parrilla. Ni ellos mismos le vieron futuro”.
En su orden menciona también a: -Aquí no hay quien viva: “Con un elenco estelar no lograron generar una atmósfera propia y coherente ni con las historias ni en el libreto ni en el tono y mucho menos con el pretendido humor de situación. Rayan en lo cursi y en el distante modo de sentir, ver y percibir de las audiencias nacionales.
Quién amará a María: “tuvo una historia recurrente, líneas argumentales demasiado simples, previsibles y con poco espacio para la sorpresa o para la imaginación”.
La Pasión según nuestros días: “Naufragó en un rompecabezas donde nunca se encontraron sus componentes. Ni el nivel actoral, ni la calidad de los libretos ni el verosímil de la historia cuajaron para entregar un producto coherente que pasó sin pena ni gloria”.
Cómplices: “Por la falta de calado del elenco en las audiencias y por exceso de estética del grotesco”.
Los Protegidos: “por imaginarios muy frescos en la memoria de los televidentes que relacionaban la trama con series recientes de relativo éxito”.

De acuerdo con cifras de Ibope, estos programas mantuvieron un bajo nivel de audiencia en cuanto a share se refiere, frente a sus enfrentados y, quizás por eso, los canales decidieron moverlos de sus parrillas.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: