LA CRISIS NO ES NUEVA, EN LOS LIBRETOS DE LA TELEVISIÓN COLOMBIANA

La crisis económica ya prendió las alarmas entre los guionistas estadounidenses, que están decretando la muerte de historias opulentas. La idea, es regresar a las series de gente común.

No es gratuito que una producción como ‘Dirty Sexy Money’, que se movía en las altas esferas sociales contando la relación de un abogado con una familia poderosa y disfuncional haya caído en desgracia.

Lo mismo que Dancing With The Stars, un reality glamouroso que está experimentando un descenso incontrolable de audiencia. Esos son solo ejemplos de una tendencia que puede llevar a que el próximo año se incrementen las historias con final feliz o las producciones que tienen la solución a un conflicto a pocos minutos de terminar el capítulo.

Pero mientras en E.U. se le busca ‘la comba al palo’ para no perder audiencia y se siente que se pueden caer los mundos irreales que una vez promovieron series como Sex and The City o Lipstick Jungle, para algunos guionistas colombianos la crisis no ha cambiado sus reglas del juego.

Por ejemplo, para Mauricio Navas Talero, recordado por producciones como La alternativa del escorpión o La otra mitad del sol, las coyunturas sociales o económicas no tienen una injerencia tan grande en la producción de los
guiones.

“Es todo lo contrario: en general la televisión se caracteriza por la inconsciencia y por la idea de que se puede causar risa y escapar de la realidad, de lo que está pasando”, dice.

Para Navas, los problemas sociales no tienen un impacto fuerte; “más bien el humor ha condicionado un poco el trabajo de escritura. No muchos se arriesgan a escribir una historia que no tenga algo cómico”.

Reconoce que la situación económica puede afectar la evolución de una historia en la pantalla pero en casos aislados. “El fenómeno de los guionistas gringos tiene más de audiencia que de conciencia. Estados Unidos está pasando de tener plata a no tenerla, para ellos es algo nuevo que termina reflejándose en la televisión, algo muy diferente a lo que vive el colombiano promedio”, reitera Navas.

Por su parte, Adriana Suárez, escritora de El último matrimonio feliz, opina que su trabajo no se puede apartar de esa realidad. “Siempre estamos en crisis, porque todos pasamos por momentos difíciles. Cuando uno habla del rebusque, de los sueños, está tocando el bolsillo de los personajes y de los televidentes”.

Dice que en el caso de su telenovela, se manejan algunos fenómenos relacionados con una problemática económica (como la estafa en la finca raíz), pero sostiene que otros fenómenos (como las pirámides) podrían funcionar para proyectos que apenas estén en etapa de gestación.

Lo mismo piensa César Augusto Betancourt, para quien no sería raro que ya estén rondando guiones alrededor de las pirámides, es más reconoce, que hay un poco de eso en la última etapa de su serie ‘Muñoz vale por dos’.



“Todo mueve las historias, por lo menos en mi caso, ya que yo vengo de escribir humor a partir de una realidad latente que se veía en las noticias y en la vida diaria”, enfatiza Betancourt, para quien así haya o no plata, lo importante es contar una buena historia.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: